Inicio
Viernes, 13 Junio 2014 01:38

 

 

-      Texto bíblico: Juan 4: 14

-    

Introducción

El agua es el principal e indispensable componente del cuerpo humano. El cuerpo humano tiene un 75% de agua al nacer y cerca del 60% en la edad adulta. El cerebro es 75% agua, la sangre es un 92% agua, los huesos un 22% agua y los músculos un 75% agua. Beber la cantidad adecuada de agua es vital para su salud.

Algunos beneficios del agua:

Perder peso, remedio natural para el dolor de cabeza, piel más saludable, mejora la productividad en el trabajo, el agua tiene increíbles beneficios para nuestra salud y es de gran importancia.

Desarrollo

Tomar agua al levantarse, durante el transcurso del día y cada vez que tenga sed, permitirá que su cuerpo funcione armónicamente, luciendo sano y brillante. Jesucristo también se ofrece como agua viva que se debe beber. Pero ¿Qué significa creer en Jesús como agua que da vida? Cristo afirmo: “Si alguno tiene sed, venga a mí y beba” (Juan 7: 37). También prometió: “El que bebiera del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será una fuente de agua que salte para vida eterna”. (Juan 4: 14)

En otra parte, el Señor relacionó beber con creer en Él y venir a Él: “Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás” (Juan 6: 35). En otras palabras, creer en Jesús y beber el agua que salta para vida eterna son la misma cosa. Creer en Cristo cuando se nos ofrece como agua que da vida, no significa simplemente creer que esta agua da vida. El agua da vida cuando la bebemos. Jesucristo te da vida cuando confías en Él.

UN GRAN EJEMPLO DE FIDELIDAD

Cuidando las avenidas del alma

La Biblia, una carta de amor

¿Cómo estudiar la Biblia?

Miércoles, 06 Noviembre 2013 19:02

¿Has escuchado la expresión “le hacen bullying”? El término viene del idioma inglés y en muchos países, inclusive algunos de habla hispana, se utiliza para describir la violencia escolar que tan a menudo se dan en las escuelas. Fíjate en este ejemplo:

“Soy Cinthia, estudiante de bachillerato, y tengo 17 años. Sucede que en mi clase hay una compañera a la que casi nadie le dirige la palabra. La mayoría de los chicos y chicas no le hablan, y cuando se refieren a ella lo hacen con un apodo despectivo. Sé que ella lo está pasando fatal y que además no tiene la culpa de lo que le ocurre. Esta situación me parece muy injusta; ¿podré hacer algo para ayudarla?”

Los amigos son una de las claves principales de nuestro bienestar y son nuestros compañeros fieles de camino; por eso cuando nos fallan sentimos la traición más fuerte que nunca.

¿Qué te parece? ¿Qué consejo le darías? No es fácil, ¿verdad? La violencia entre compañeros de clase puede darse de muchas maneras. Ignorar a alguien, no dirigirle la palabra, aislarla y marginarla son ejemplos de violencia.

Matrimonios

Sube y baja

La clave está en tu reacción

¿Eres sociable?

Jueves, 05 Junio 2014 23:03

El sol y el viento discutían sobre cuál de dos era más fuerte. La discusión fue larga, porque ninguno de los dos quería ceder. Viendo que por el camino avanzaba un hombre, acordaron en probar sus fuerzas utilizándolas contra él.
Vas a ver, dijo el viento, como con sólo echarme sobre ese hombre, desgarro sus vestiduras.

Y comenzó a soplar cuanto podía. Pero cuantos más esfuerzos hacía, el hombre más oprimía su capa, gritando contra el viento, y seguía caminando. El viento encolerizado, descargó lluvia y nieve, pero el hombre no se detuvo, sino que se aferraba más a su capa. Comprendió el viento que no era posible arrancarle la capa.

Sonrió el Sol mostrándose entre dos nubes, recalentó la tierra y el pobre hombre, que se regocijaba con aquel dulce calor, se quitó la capa y se la puso sobre el hombro.
Ya ves, le dijo el Sol al Viento, como con bondad se consigue más que con violencia.

Reflexión:
Los seres humanos deberíamos pensar profundamente acerca de nuestras acciones. Utilizamos la violencia, la ironía, la agresividad, la sorna y la burla para tratar de lograr nuestros objetivos.

No nos damos cuenta de que, la mayoría de las veces, con esos métodos, son más difíciles de alcanzarlos. Una sonrisa siempre puede lograr mucho más que el más fuerte de los gritos. Y basta con ponerse por un momento en el lugar de los demás para comprobarlo.

¿Que prefieres, una sonrisa o un insulto?... ¿una caricia o una bofetada?... ¿una palabra tierna o una ironía?... Pensemos que los demás seguramente prefieren lo mismo que nosotros... Entonces tratemos a nuestros semejantes de la misma manera en la que nos gustaría ser tratados... Así veremos que todo será mejor. Que el mundo será mejor. Que la vida será mejor, y que harás feliz a Dios.

Amor Verdadero

Tv en vivo

El silencio de Dios - tercera y ultima parte

El silencio de Dios - Parte 2

Miércoles, 30 Octubre 2013 21:48

 

El matrimonio ha perdido mucha popularidad para los jóvenes de nuestro tiempo. En realidad, parece que ya no tiene caso ilusionarse con el vestido blanco, la marcha nupcial y la luna de miel. Eso, según ciertas mentes juveniles, no es más que cursilería anticuada.

novios editLamentablemente, la famosa frase “¡no me quiero casar!” ha llegado a formar parte del vocabulario de un gran número de jóvenes y señoritas cristianos para quienes el matrimonio ha perdido interés. Es común visitar alguna iglesia y encontrar una gran cantidad de señoritas, sobre todo las profesionistas, que afirman que no necesitan de un varón para ser felices. A su vez, es penoso verlas, en la medida que pasan los treinta años de edad, desarrollando conductas grotescas que niegan sus anteriores puntos de vistas.

De igual modo, muchos muchachos ya no quieren casarse. Prefieren ganar dinero, tener sus aventuras sentimentales y, en algún momento, amarrarse a una mujer muy recatada.

¿Por qué ocurren estas circunstancias dentro del pueblo de Dios? Considero que existen varias razones probables. Si los jóvenes no sienten tantos deseos de casarse es porque, posiblemente, ya están practicando relaciones sexuales, por lo tanto, el matrimonio no resulta tan atractivo. Por otro lado, muchos jóvenes tienen demasiadas expectativas respecto a la relación matrimonial, por lo que “si no llega el príncipe azul, prefiero quedarme sola”; a su vez, los muchachos desean una mujer con cuerpo de Thalía y mente de Elena de White.

¿Qué es el amor?

Valor ante la adversidad

Contraste entre el amor y la dureza

Los casamientos apresurados

Jueves, 29 Mayo 2014 02:30

Un estudio en Estados Unidos mostró que la mayoría de las parejas casadas gastan solo 26 minutos por semana en la conversación sería. Una causa principal de esta falla es el tiempo ocupado viendo televisión. Algunos solo conversan durante las propagandas. El récord nuestro no es mucho mejor que el de ellos, la falta de comunicación en los matrimonios es alarmante.

La buena comunicación debe estar ocurriendo constantemente en la relación matrimonial pero tiene un uso especial en la resolución de conflictos. Aprender a comunicarse bien es un arte que vale la pena aprender y que nos llevará a comprender a la otra persona.

La primera necesidad para un matrimonio sano es la buena comunicación. Es fácil entender por qué hay falta de comunicación en muchos matrimonios. Cuando somos novios pasamos horas charlando, explorando intereses y actitudes del otro, pensando en el futuro. Esta apertura inicial dura los primeros años y aún los primeros meses del matrimonio pero luego ocurren varias cosas:

  1. Comenzamos a conocernos. Sabemos más o menos como va a reaccionar el otro o que actitudes tiene en la mayoría de los temas. Ya no hay necesidad de explorar más ya nos conocemos y no existe nada nuevo que aprender del otro.
  2. Desde el momento del embarazo la conversación gira alrededor del hijo. La mayor parte de los temas de conversación tienen que ver con la escuela, ropa, problemas de disciplina, etc. Antes la pareja fijaba su atención en si misma pero luego, la familia ocupó el primer lugar.
  3. Los 2 comienzan a crearse un estilo de vida propio o a vivir en mundos separados. El tiene su trabajo y sus compañeros, allí pasa la mayor parte del día y su esposa no puede compartir con él.

Ella está cada vez más sumergida en su casa, hijos, compras, vecinos, limpieza, comida, etc.

A él no le interesa el precio de las papas ni cono se viste la hija del vecino.

Ella no está en condiciones de comprender ni de interesarse en el trabajo de su esposo.

La vida matrimonial llega a ser una rutina y la conversación en general no pasa de lo trivial o superficial.

El resultado es que dos  personas que habían comenzado a acercarse a ser una sola persona, se han aislado en mundos ajenos y en vez de ser amigos íntimos apenas si se conocen.

Alqunos ejemplos y niveles de comunicación:

* La conversación casual: ¿qué tal, como te fue hoy? ¿Qué lindo día no?

* Compartir información: fui al médico y me dio un remedio nuevo.

*Hacer planes, fijar metas: creo que debemos sentarnos y charlar de nuevo.

*Expresar acuerdos y desacuerdos: siempre decís lo mismo. ¿Por qué hiciste eso?

*Apoyar al otro, animarlo: gracias por la ayuda de ayer. Me gusta cuando haces eso.

* Compartir emociones, actitudes y sentimientos: ayer me sentía mal pero hoy me siento mejor ... Estoy muy desanimado por... Estoy contento y feliz por verte.

*Escuchar, escuchar y escuchar,  no con el propósito de responder sino con el fin de comprender.

Como comprenderse en pareja

La familia según la perspectiva adventista

Deberes y privilegios conyugales

Tres tipos de matrimonio

Jueves, 05 Junio 2014 22:09

 

El implacable frío invernal viene acompañado de molestos catarros y gripe. Conviene pues estar con las defensas en guardia para evitar estar todo el día con el pañuelo en la mano y la nariz como un tomate. Y es que, gripes y resfriados pueden ser prevenidos y atenuados rápidamente gracias a ciertos alimentos que potencian nuestro sistema inmune. 

Si alguien estornuda a tu lado, “cebolla, naranja y miel”, no es la forma tradicional de desearle salud a alguien, pero debería serla. Numerosos expertos nos hablan de estos alimentos y de muchos otros que nos pueden ser de ayuda para alejar la llegada de gripes, resfriados y todo aquello que suene a tos y mocos.

Estos son algunos de los alimentos que te ayudarán a fortalecer tus defensas:

Consume tres raciones de fruta y dos de verdura al día

Con este simple gesto tendremos una mejor calidad de vida debido a su alto contenido en vitaminas minerales con capacidad antioxidante, que nos hacen más resistentes a las infecciones y protegen a las células del sistema inmune de los daños provocados por los radicales libres.

 

Minerales

El zinc, el manganeso y el cobre son los principales minerales que mejoran el funcionamiento del sistema inmune. El primero se encuentra en los cereales integrales. Los otros dos, en los frutos secos y en las legumbres.

Líquidos

Una ingesta adecuada, casi dos litros diarios, ayuda a disolver la mucosidad y mantiene hidratada la mucosa respiratoria protegiéndola frente a las infecciones.

Alimentos ricos en energía

Para adaptarse a la bajada de las temperaturas, podemos recurrir a alimentos que interioricen la energía, calienten y relajen el organismo. Es el caso de las hortalizas de raíz (nabo, rábano, remolacha o zanahoria), los frutos secos, las frutas desecadas, las semillas y las legumbres.

Alimentos rojos

El color del tomate, el pimiento, la remolacha, las grosellas, las fresas, las cerezas y otros frutos rojos se debe principalmente a su contenido en carotenos y vitamina A. Un grupo de más de 600 pigmentos naturales que incrementan la eficacia del sistema inmune.

Cebolla

Es el mejor remedio natural contra las infecciones respiratorias, especialmente en casos de faringitis. Cocida suele tomarse para aliviar afecciones respiratorias como congestión en los bronquios y cruda para aliviar la tos, ayuda a expectorar la mucosidad.

Ajo

El ajo es un antibiótico natural que presume de propiedades antibacterianas y antivirales, su consumo sirve de escudo frente a las infecciones. Incrementa las defensas del organismo, mejorando nuestra respuesta a virus y bacterias. El inconveniente es que, según los expertos, deberíamos consumir unos nueve dientes de ajo al día para que sea una buena alternativa natural al tratamiento con antibióticos.

Miel

Desde la antigüedad la miel se ha utilizado como remedio para aliviar la tos y la irritación de garganta.

 

Cítricos

A los cítricos pertenecen la naranja, la mandarina, el limón, la lima y el pomelo, frutas ricas en vitamina C. Este micronutriente tiene la capacidad de potenciar nuestro sistema inmune y prevenir los catarros, así como el tener una recuperación más rápida y un alivio de los síntomas comunes del resfriado.

Vitaminas

Especialmente la A, B, C y E, mantienen en buen estado las células que recubren el interior de las células respiratorias, protegiéndolas de virus y de los agentes tóxicos medioambientales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las frutas más saludables de la temporada

Beneficios de la papa para la salud

Nutrición para los jóvenes y los adolescentes

¿Quieres tener salud?

Radio en linea

Visit www.fbetting.co.uk Review Betfair